Acción creativa y reactiva

Nos estamos obsesionando con cosas pequeñas y estamos cerrando las perspectivas de uno de los trabajos más interesantes y llamativos que conozco. Compañeros y compañeras del Social Media y de la comunicación: nuestra labor es acción creativa (creacción) y reactiva. No podemos cerrarnos en estadísticas arbitrarias y perder de vista lo que en el mundo angloparlante llaman the big picture.

La misión de un CM o de un SMM o del título que tenga dentro de este mundo profesional en el que estamos viviendo casi las 24 horas del día es movimiento, imaginación y corazón, además de esfuerzo, dedicación y mucha responsabilidad. Pero no olvidemos que el camino no está marcado del todo y que tenemos muchas posibilidades para alcanzar la meta: abrir nuevos espacios, hacer cosas que nunca se han hecho, incluso podemos permitirnos jugar y ser libres en nuestro trabajo. Las opciones, tal como yo lo veo, son infinitas.

Comparto mi experiencia de la semana pasada: en una reunión de planificación de una estrategia on-line, hablamos de los caminos evidentes para realizar esa acción: redes sociales, SEO, SEM y algunas otras cosas que ya todos conocemos. Me quedé con una sensación extraña cuando acabó la reunión y descubrí la razón de camino a casa. Eso ya está hecho y no presenta nada muy distinto a lo que se hace actualmente (salvo el contenido y la aproximación que podrán tener un twist interesante). Pero ¿qué más? Quería algo más.

Y llevo toda la semana dibujando estrategias nuevas, que tienen la misma base que las otras, pero en las que me he permitido la libertad de disfrutar, de jugar, de poner a prueba mi propia comodidad y apostar por algo distinto. No pretendo grandes cosas, sino nuevas aproximaciones. Es como en el mundo del periodismo: casi todo está dicho ya y en los periódicos, salvo contadas excepciones, ya lo hemos leído todo. Por eso, lo que convierte un texto en Noticia es, precisamente, la forma de entregarlo, la originalidad y el sentimiento que crea.

Justamente esto me lleva de vuelta al principio: necesitamos sentimiento y dejar de automatizar todo. El hecho de que trabajemos con máquinas no quiere decir que tenemos que convertirnos en una. Sobre todo cuando uno de los principales consejos que dan todas las publicaciones dedicada al Social Media (y a la atención al cliente, el marketing, etc.) es que los usuarios necesitan sentir esa parte de humanidad, ese toque de individualidad que los hace sentir especiales entre una masa a la que estaban siendo sometidos como borregos. La personalización es la respuesta y, por ello, tenemos que atender esa tendencia desde nuestro interior: las emociones, descubrir a la persona que está dentro de nosotros y dentro de nuestros usuarios para hacer esa conexión que nos traerá beneficios. Y no necesariamente económicos, sino en otros aspectos tan valorados como la imagen, la confianza, etc.

No dejemos que la rutina nos quite la posibilidad de crear y reaccionar de forma distinta. Somos personas y trabajamos con personas. No perdamos nunca eso de vista si no queremos perder ese toque fresco que el mundo del Social Media nos ofrece para alcanzar el éxito. Ni de cerca está todo dicho en este ámbito y está en nuestras manos el hacer que su esperanza de vida sea mayor a la de cualquier otra burbuja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *