E-learning y Social Media: cuestión de futuro

De verdad que no entiendo que casi a finales de julio de 2012, todavía haya empresas y personas que no sean capaces de comprender el alcance del Social Media. Bueno, entiendo que algunos y algunas no vean el lado positivo de las herramientas 2.0, pero no comprendo que sea gente que forma parte de una empresa internacional, que trabaja en directa relación con clientes y cuyo trabajo se basa en gran parte en la comunicación.

Esta mañana estuve en un intensivo curso sobre gestión de plataformas de aprendizaje a distancia, un entorno en el que llevo 5 años trabajando y con el que me siento muy a gusto. 7 personas y casi 5 horas después, acabamos la primera sesión hablando de si era necesario abrir más canales de comunicación entre el alumnado y los tutores, dinamizadores y profesores. Curiosamente, la respuesta general se inclina por facilitarla, pero no a través de nuevas herramientas, sino que limitando las ya existentes: controlando el peso de los archivos compartidos, un chat abierto únicamente en determinados momentos del curso, opción de darse de baja de los foros públicos, etc.

Debo decir que en el asunto de los foros estoy totalmente de acuerdo, porque resulta muy molesto recibir una notificación por cada mensaje. Pero las otras opciones resultan, como poco, curiosas. En vez de abrir canales como redes sociales, por ejemplo, que no solo abrirían nuevos caminos de comunicación entre los participantes, sino que servirían para mejorar el posicionamiento, la reputación y la presencia de la empresa como entidad de formación (siguiendo la estela de ayer, siempre y cuando se ofrezca un buen servicio y se haga un buen trabajo con la gestión de Social Media), muchas empresas optan por cerrar sus puertas y seguir dándole la espalda a los usuarios.

Mi postura es abrir nuevos canales e integrar el ambiente formativo con la dimensión social, para buscar resultados nuevos y positivos

Lo peor es que se aferran a herramientas poco abiertas y transparentes, que no fomentan el sentido de comunidad (algo muy útil y enriquecedor en los ambientes formativos), sin mencionar su usabilidad, muy poco “dospuntocerista”: mensajes directos y privados, un foro con muy baja participación (cuando no es requisito obligatorio para aprobar el curso) y el abuso del “spam” con mensajes predeterminados que poco incitan al intercambio y la interacción. Y, peor aún, la idea de comunidad como agente promotor de comunicación, como fuente de acciones o como vehículo de ideas que se puede esperar de un máster o de un curso profesional, desaparece por completo detrás de una total falta de visión de la dimensión social que se está fomentando en distintas áreas de nuestra vida.

Mi postura es, cómo no, abrir nuevos canales e integrar el ambiente formativo con la dimensión social, para buscar resultados nuevos y positivos: una comunicación abierta, directa y transparente; una imagen más fresca, dinámica y apuntando hacia un público nuevo, quizás incluso rebajando la presión directa sobre el área comercial y promoviendo el contacto directo con los potenciales clientes a través de las segmentaciones que las herramientas del Social Media nos permiten conseguir; también una apuesta de posicionamiento a través de tráfico, menciones y contenido, que pueda favorecer el resultado de la empresa en Internet.

Y se me ocurren formas más directas y rápidas de resolver consultas, reclamaciones y dudas, de establecer contacto con los usuarios y de crear un sentido de comunidad que no he visto consolidarse en ninguna de las experiencias de formación on-line en las que he trabajado. Si la idea es llegar a la mayor audiencia posible y de abrir espacios de intercambio y de diálogo, ¿por qué tienden a cerrar los canales de comunicación? Hay que despertar y salir de la zona de comodidad, poner en juego nuevas variables y apostar por otras vías, sobre todo en un mercado como poco saturado de oferta formativa. Quien logre dar el salto y marcar la diferencia, mucho más allá de la videoconferencia o la animación light, será el que se haga con una buena porción del mercado. Algo a lo que, en definitiva, aspiramos todos.

¿Crees que el Social Media es útil para el e-learning?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *