El marketing de contenidos aumenta su valor

¡Llevo años diciéndolo (y obviamente no soy el único): el marketing de contenidos es la forma más eficaz, barata, sencilla e inteligente de posicionar tu marca personal! Ha quedado demostrado con el surgimiento y auge de nuevas redes que, precisamente, valoran ese contenido: Instagram, Twitter, Pinterest o Facebook, que pese a perder algo de fuelle, precisamente apunta a que la experiencia de sus usuarios se base en el acceso a lo que ellos consideran de valor.

Y he aquí la gran pregunta: ¿Qué es contenido de valor? Es más fácil decir lo que no es: no es un texto sesudo y denso, académico de principio a fin (aunque puede serlo también), y no es una gran parrafada sobre algún tema interesante (aunque también). Pero sí es contenido de interés para nuestros usuarios, para esos que nos siguen desde sus pantallas, fijas o móviles. Es decir, el contenido tiene valor cuando impacta, cuando interesa, cuando marca, cuando emociona, cuando hace al público, al nuestro, reaccionar de alguna manera. Todo lo demás, no sirve y no tiene valor alguno.

¿Cómo saber qué es de interés? Parece mentira que después de 4 años escribiendo sobre este asunto, todavía sigamos hablando de lo mismo: escuchando a tu público, interactuando con él, comprendiendo y adelantándote a sus necesidades. Incluso generando algunas nuevas después de haber leído algo que has escrito. El contenido de valor te permite captar su atención, mantenerla en el tiempo y, si tienes suerte (y dedicas mucho esfuerzo), instalarte en su corazón, que al final es lo que toda marca, persona o empresa quiere conseguir.

¿Estás en su corazón? Si es que llevas años en esto y no consigues todavía ganar su confianza, es que no. Tu camino seguro no ha sido equivocado, pero tampoco ha sido el más adecuado. Y es que contenido y contenido de valor para tus usuarios son dos cosas totalmente diferentes. Habitualmente se da por sentado que con el primero se consigue el éxito… pero este nunca acaba de llegar. La verdadera ganancia está en el segundo, en ese que te permitirá acceder a más usuarios y traspasar esos locos y selectivos algoritmos de selección. Ese que se compone de textos, imágenes y vídeos que cuentan una historia, tu historia.

Y por fin esta idea está cobrando más fuerza. El marketing de contenidos, relegado hace un par de años a algo ordinario y cotidiano, reivindica esa condición y se posiciona, además, como uno de los más relevantes y exitosos. Ha sobrevivido los embates de modas y tendencias, pero se ha vuelto muy poderoso entre los principales actores del mundo de las redes sociales y de la Web 2.0. Es hora de reconocerlo y ponerse a trabajar para que 2016 no solo sea su año, sino también el tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *