Entendiendo al community manager

Un community manager (CM) no es aquel que tiene 3.000 amigos en Facebook ni el que twittea sin sentido cada 3 minutos; no es quien sabe hacer una página web o aquel que tiene un blog que actualiza una vez al mes; tampoco es uno que dice tener sentido común, cuando lo común es no tener ningún sentido…

Un CM es todo eso y mucho más. Lo primero que se debe tener en cuenta al apostar por alguien para que realice este trabajo, es que es un rostro de la empresa, casi tan importante como el encargado de comunicaciones o el gerente general. La reputación on-line y el plan de relaciones públicas estarán en sus manos, por lo que es imprescindible que sea una persona responsable, que conozca la empresa para la que está trabajando y que, sobre todo, tenga conocimientos de comunicación, no solo como redactor, sino como planificador y estratega.

La figura del community manager adquiere cada día mayor relevancia dentro del entramado organizacional, puesto que su labor se desarrolla de la mano con los departamentos de marketing, comunicaciones y con gerencia, en cuanto a alcances, objetivos, planes y resultados. Eso sí, la única diferencia que lo separa del resto es que esos resultados (el dichoso ROI, por ejemplo, que suele ser malentendido en este ámbito) no es a corto plazo, sino que tiene una proyección desde el medio al largo plazo.

Por eso es importante contar con un profesional capaz y preparado. El actual modelo de desarrollo que se lleva implantando durante años y que ha llevado a dejar las campañas on-line en manos del “sobrino” o del “primo” para reducir costes –obteniendo, por supuesto, resultados paupérrimos o simplemente no obteniendo nada a cambio–, debe dar paso hacia una profesionalización del sector, más allá de cualquier prejuicio al respecto.

No hay que ser un gurú empresarial para saber que una buena inversión trae un buen retorno, mientras que una inversión mal hecha o inexistente no trae más que dolores de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *