Externalizar o no externalizar

Una de las dudas más comunes a las que se enfrentan las empresas en la actualidad no es solo a la apuesta por el Social Media, sino a la forma de llevarlo a cabo. Quizás confiar en la autoformación y en el descubrimiento a título personal de los entresijos de esta labor no sea un mal camino (todos quienes nos dedicamos a este mundo hemos comenzado de una forma u otra por ahí), pero cuando se trata de una necesidad urgente de poner en marcha el proyecto, quizás la mejor opción para una pequeña o mediana empresa sea optar por la externalización.

Como todas las decisiones empresariales, elegir este camino no está exento de riesgos. Pero tampoco es más riesgoso que decidir externalizar el servicio logístico, la facturación o la gestión financiera. Contar con una empresa externa que haga la labor de Social Media puede tener algunas ventajas (y no lo digo yo, lo dice Jerry Battiste en The ABC’s of Social Media Management en el capítulo que dedica al outsourcing):

  1. Solo necesitas contratar al perfil o a los perfiles que estás buscando: un generador de contenidos para web y blog; un social media manager para la gestión y diseño de la campaña.
  2. Podrás construir y diseñar tu web y tu presencia en la Red según las necesidades, sin vaciar tu cuenta bancaria.
  3. Podrás ajustar tu presupuesto a las distintas etapas del proyecto.
  4. Tu comunidad de usuarios se construirá de forma paulatina y estará liderada por un profesional, con lo cual será más fácil de manejar y de monitorizar, evitando pasos a ciegas.
  5. Externalizar no es la versión más barata ni la menos adecuada; simplemente es dejar el trabajo en manos de quienes mejor pueden hacerlo.
  6. Aumenta tu productividad y ahórrate esos minutos que deberías haber dedicado a la construcción de tu comunidad, a la generación de contenidos y a tu presencia en las redes sociales.

Battiste finaliza su exposición diciendo que “cuando se trata de una gestión eficiente del Social Media, y los recursos [económicos, humanos, etc.] son limitados, la externalización cobra mayor sentido“. Y coincido con él en que me parece mucho más sensato externalizar un servicio y dejarlo en manos de expertos, antes que seguir confiando en el “sobrino” de turno.

¿Tiene sentido lo que dice Battiste? ¿Qué está ocurriendo actualmente en España? ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo? Queremos saber tu opinión, así que no dudes en dejarla en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *