Más que amigos

Estar en una red social y tener éxito, va mucho más allá del número de amigos, seguidores o “me gusta”. Sobre todo cuando es un “accesorio” que ya tiene precio en el mercado y se intercambia por unos pocos dólares. No son pocos los que ofrecen el servicio y los que incurren en esta práctica. La reciente noticia que establecía que el 46% de los seguidores de ciertas marcas eran usuarios falsos (bots), creados con la intención de abultar las listas de seguidores, no demuestra otra cosa que la inutilidad de las métricas cuantitativas basadas en ese criterio.

Según la web de Whitestone Partners, hay 4 cosas que no se deben perder de vista:

  • La vuelta a los básicos (un objetivo, un plan y una medición de acciones).
  • Elegir el canal adecuado (blog, web, redes sociales, etc.).
  • Ofrecer buen contenido.
  • Centrarse en la venta como objetivo y no en el número de clics o de seguidores.

Si tenemos en cuenta lo que nos dicen, vemos la clara relación con un buen plan de Social Media: estrategia + contenido + perseverancia + objetivos reales. A partir de la generación de ese plan, desarrollado de forma profesional, se puede dar el siguiente paso: empezar a buscar el cumplimiento de objetivos y la consolidación del plan. La consideración de estos pasos objetivos nos mantendrán alejados de cualquier parafernalia que está afectando la percepción de lo importante dentro de esta labor, sino también está promoviendo objetivos cada vez más irreales, que lo único que hacen es generar una futura burbuja de la que ya hablan muchos expertos y otros que no son tanto.

En la web de Jeff Bullas, también podemos confirmar el dato: el 79% de las tácticas de marketing de contenido utilizadas en B2B correspondían a artículos especializados; el 74%, a Social Media, y el 65% a blogs. En la otra parte del gráfico, las revistas y los medios tradicionales ocupaban el 31% y el 30% de las preferencias, mientras que el contenido para dispositivos móviles apenas alcanzaba el 15%. ¿Por qué esta relevancia? Porque muchas empresas han descubierto el potencial de participar en la conversación. Coca Cola es una de ellas y está apostando no solo por crear buen contenido, sino está apostando porque ese contenido genere nuevos contenidos de las propias experiencias de los usuarios, convirtiéndolos en protagonistas activos de los valores que la propia empresa desea fomentar. La idea es generar reacción y están poniendo todo su esfuerzo en estos nuevos canales.

Igualmente, en Puro Marketing abordaron las razones por las cuales los usuarios no solo están dispuestos a comparar y buscar opiniones de otros consumidores antes de comprar un producto, sino también hay un porcentaje de ellos (el 80%) que está dispuesto a compartir esa información y que lo hace de forma habitual. Si se mira esto con cuidado, las empresas deberían darse cuenta no solo de la relevancia de estar alrededor de esa información generada, e incluso de ser ellas mismas las que de cierta forma estén generándola. Mientras más estrecha sea la relación con los usuarios, mejores resultados surgirán de sus evaluaciones. Por el contrario, si se les ignora o no se dialoga con ellos, el resultado puede ser cercano al desastre. Y este fenómeno se hará más recurrente a medida que estos nuevos roles se vayan consolidando.

Volviendo a la idea inicial, el valor que tiene el número de amigos en una red no implica ningún resultado de éxito, mientras que un buen contenido (que está comprobado que es una herramienta indispensable en cuanto a posicionamiento SEO) y una conversación adecuada, aportan mucho mayor valor a un producto o a una marca. Por ello, la presencia en el Social Media debe estar basada en una estrategia clara y precisa; y la comunicación debe estar dirigida como un objetivo global, capaz de mostrar una faceta más humana, más cercana, más transparente y abierta a escuchar más que a generar ruido. Este tema lo abordaremos en el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *